Uruguay extiende a 350 millas el límite de su plataforma marítima

Tras tres años de complejas negociaciones, la presentación uruguaya obtuvo un definitivo visto bueno de ONU

Uruguay alcanzó un acuerdo en ONU para extender la traza del límite exterior de su plataforma continental de las 200 millas marítimas a las 350 millas marítimas. Esto implica un incremento de su superficie en 80.500 km2, casi medio país (Uruguay tiene una superficie de 176.215 km2).

El acuerdo convierte al Uruguay en el primer país de América en fijar el límite más allá de las 200 millas marinas, en todo su margen continental, de conformidad a lo establecido en el artículo 76 de la Convención del Derecho del Mar, según confirmó a LA REPÚBLICA el doctor Carlos Mata, director de Derecho Internacional de la Cancillería. Mata fue quien realizó la presentación ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental el 25 de agosto de 2009 y quien encabezó una comisión en nuestro país conformada por representantes de los ministerios de Relaciones Exteriores, Ganadería, Industria y Defensa, delegados de Ancap, Armada Nacional y Facultad de Ciencias de la Universidad de la República.

El canciller Luis Almagro jugó, además, durante este extenso período de negociación un rol decisivo en la dirección, coordinación y apoyo. El fallo, que adopta la forma de una recomendación que quedará firme en febrero, amplía los derechos de soberanía de nuestro país, en una región submarina que cada vez adquiere mayor importancia económica, estratégica y política. El país asume el control de la riqueza ictícola de esa área, así como del subsuelo de una zona en la que se supone hay yacimientos de gas. Para el Uruguay, al mismo tiempo, implica el desafío de implementar sistemas de seguridad y salvataje marítimo. El acuerdo fue el resultado de una compleja negociación que duró tres años.

La delegación uruguaya debió reunir información científica y técnica de apoyo dentro de los plazos previstos (en el caso de Uruguay el plazo venía en 2009). La subcomisión de ONU encargada del estudio de la presentación realizada por nuestro país se instaló en 2011 y días pasados falló a favor de la petición de Uruguay. En febrero, la Comisión laudará en forma definitiva y las recomendaciones serán definitivas y obligatorias. Argentina y Brasil, entre otros países del continente, se encuentran también en la fase de tramitación de similares aspiraciones.

Del 28 de julio al 1º de agosto se realizaron reuniones de trabajo entre la delegación de Uruguay y la Subcomisión encargada del caso uruguayo. Para lograr objetivo, Uruguay, el “Estado ribereño”, debió probar que la plataforma continental uruguaya efectivamente se extendía más allá del límite de las 200 millas, según lo previsto en la Convención, lo que demandó una inversión significativa en recursos materiales y humanos. El gobierno declaró de interés nacional los estudios y trabajos requeridos a esos efectos.

Además, la Armada Nacional, a través de su Servicio de Oceanografía, Hidrografía y Meteorología (Sohma), trabajó en este proyecto proyecto para obtener los elementos y datos científicos que respalden la extensión de los derechos de soberanía. “Se trata de una negociación exitosa
que claramente se contrapone y a su vez viene a reparar, naturalmente que en alguna medida, la realizada por Andrés Lamas en tiempos idos pues conlleva, la presente, un incremento territorial sustantivo para el país”, se evaluó desde la Cancillería.

Límites
Mediante este acuerdo histórico, el país amplía su jurisdicción en 80.500 km 2, que se aproxima al límite de las 350 millas marítimas. En el límite marítimo con Argentina, la extensión reconocida fue de 345 millas, y al norte con Brasil, se aproxima a las 330 millas, en tanto que el límite por el centro llega a las 350 millas marítimas. Respecto al límite con Brasil, la existencia de un depocentro o una cuenca, permitiría a Uruguay extender más adelante el límite norte hasta las 350 millas marítimas.

Evaluación

La Cancillería destacó especialmente la metodología utilizada en la negociación, tanto en lo relacionado a la negociación misma así como también en lo referente a la interacción entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo con dicho motivo.

La Delegación uruguaya (Coalep) presidida por el Dr. Carlos Mata se integró con distinguidos funcionarios del Ministerio de Defensa Nacional (Sohma);

Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM); Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP); Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y
Porltand (Ancap) y la Universidad de la República (Facultad de Ciencias). En todo momento, bajo las instrucciones y coordinación del Ministro Luis Almagro se tuvo
en consideración, como no podía ser de otra manera, la preservación de los mejores intereses de la República sin abdicar en ningún momento de los mismos, todo lo
cual surge de las diferentes etapas de intercambio entre la Delegación uruguaya y la Subcomisión de Naciones Unidas. La importancia y complejidad de la negociación, a
su vez, no fue obstáculo para mantener informado al Poder Legislativo a través de las Comisiones de Asuntos Internacionales del Senado y de la Cámara de Representantes.

Todo ello fue realizado, bien vale la pena destacarlo para dejar en evidencia ciertos mitos, durante la vigencia de un gobierno democrático con todas sus instituciones en
pleno funcionamiento. En diálogo con LA REPÚBLICA, Mata subrayó este aspecto, teniendo en cuenta anteriores negociaciones, límites del río Uruguay, etc, que se  realizaron bajo un gobierno de facto. “En este caso, se trató d euna exitosa negociación en democracia”, agregó el diplomático.

Convención sobre Derecho Del Mar
La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar define a la plataforma continental como “el lecho y el subsuelo de las áreas submarinas que se extienden más allá de su mar territorial y a todo lo largo de la prolongación natural de su territorio hasta el borde exterior del margen continental, o bien hasta una distancia de 200 millas contadas desde las líneas de base a partir de las cuales se mide la anchura del mar territorial”. Los Estados ejercen sobre la plataforma continental derechos exclusivos de soberanía “a los efectos de su exploración y de la explotación de sus recursos naturales”. El Uruguay ratificó esta Convención en el año 1992 y el tratado entró en vigencia en noviembre de 1994.

El límite exterior de la plataforma puede ser establecido de dos formas: aceptando el límite de 200 millas marinas previsto en la Convención, o demostrando, mediante sólidos estudios e investigaciones, que su borde exterior se interna mar afuera de aquel límite hasta una distancia máxima de 350 millas, dependiendo de sus características geofísicas. En el caso uruguayo, existían sólidos fundamentos científicos como para plantear la extensión del mismo.

Fuente: republica.com.uy