Los tupamaros, El País y el voto en blanco

Roberto Caballero, Director del Ministerio  de Defensa Nacional


El diario El País, órgano de prensa de la más rancia derecha conservadora, incluyendo a la dictadura cívico-militar que arrasó nuestro país por casi 13 años, ahora se ha transformado en vocero de los tupamaros. Algo a todas luces inimaginable hasta hace poco tiempo.


Efectivamente, el miércoles 8 de octubre es una fecha histórica para la izquierda latinoamericana por el asesinato de Ernesto “Che” Guevara  y en particular para los tupamaros que en el año 1969 homenajeando al “Che” tomaron la ciudad de Pando, sufriendo la trágica muerte de tres jóvenes militantes: Salerno, Zabalza y Cultelli. Tal vez por ser esta fecha histórica tan sensible y dolorosa para los tupamaros, el diario El País reproduce declaraciones de un tupamaro: Esteban Pérez Bilinsky,  ex diputado del MPP.

Informa El País que “… los viejos tupamaros sienten que los principios que inspiraron al movimiento no han sido contemplados en los gobiernos de la coalición de izquierda…”

“El tupamaro (Pérez Bilinsky) se mostró dispuesto a votar en blanco en las próximas elecciones de octubre como una señal política”.

“Habrá (dice Pérez Bilinsky) muchos votos en blanco, en general los viejos tupamaros estamos en esa línea”.

Según indicó Pérez Bilinsky “los viejos cuadros que integraron la dirección del MLN-T en la década del ‘70 están afines a votar en blanco como señal política de protesta, porque no se van profundizando los cambios, sino que hay cosas que son contrarias a las que pensaba el MLN, como por ejemplo la concentración de la tierra en pocas manos”.

El diario El País reproduce toda esta sarta de propaganda de derecha reaccionaria con sumo gusto: este tipo de tupamaro al Consejo Editorial de El País le cae muy bien, y a este tupamaro el diario caganchero le cae mucho mejor.

A 18 días de las elecciones le destina media página a semejantes aseveraciones, sin ningún rigor de investigación periodística como sería preguntar o buscar en su biblioteca quiénes eran “los viejos cuadros que integraron la dirección nacional del MLN – T en la década del ‘70”. El periodista se encontraría – y Pérez Bilinsky lo sabe – que Héctor Amodio Pérez, Alicia Rey Morales y el Tino Pírez Budes integraron esa dirección nacional, los tres grandes traidores no solo del MLN –T sino del proceso revolucionario del Uruguay. Pírez Budes actualmente es asesor ideológico del Partido Colorado y seguramente no va a votar en blanco como afirma Pérez Bilinsky, mucho menos la Negra Rey Morales o el sátrapa de Amodio Pérez.

Pérez Bilinsky -como era conocido en el Penal de Libertad- nos oculta los nombres de los demás tupamaros, los compartimenta, los deja en el anonimato, siembra dudas acerca de quiénes son esos “viejos cuadros” que según él “están en esa línea y van a votar en blanco”. Hay que informarle que muchos tupamaros hace tiempo que han declarado públicamente su voto en blanco, se han ido del MLN –T, del MPP, del Frente Amplio; algunos tienen su página web, otros están organizados en sectores llamados radicales.

Muchos otros viejos tupamaros, cuadros dirigentes de la etapa guerrillera, integran el Frente Amplio en casi todas las organizaciones: en la 1001 (PC), en la 711, en la 2121 (AU), en la 90 (PS), en la 609 (MPP) con Pepe Mujica a la cabeza y en la 7373 (CAP – L) con el Ñato Huidobro. Julio Marenales sigue militando allá en el litoral.

El ex legislador Pérez Bilinsky, a pocos días de las elecciones, se lanzó en campaña, -radical y conservadoramente – contra el Frente Amplio, contra otras organizaciones de izquierda como el PT, el PERI y contra los tupamaros del 26 de Marzo (Unión Popular) que no votan en blanco.

El voto en blanco es un voto a la derecha, al Partido Nacional y al Partido Colorado. Generalizar tan livianamente que los viejos cuadros dirigentes van a votar en blanco es una patraña de tal magnitud que resulta una verdadera provocación al sentido común.

Los tupamaros conformes con el Frente Amplio lo volveremos a votar para ganar en octubre y con mayoría parlamentaria. Primero, para defender lo conquistado en estos diez años; segundo, para continuar avanzando por el camino de las transformaciones socioeconómicas en beneficio de los más necesitados: niños, jóvenes, ancianos, trabajadores, la industria nacional; y tercero, para que se laman los mandaderos de la derecha conservadora y golpista. Porque la contradicción sigue siendo entre pobres y ricos, ni un voto para Bordaberry, ni para Lacalle Pou Herrera, ni anulado ni en blanco.