Los lubolos de Lacalle Pou

Juan Pablo Labat
Director Nacional de Evaluación y Monitoreo del mides

El artículo anterior lo terminábamos diciendo que estaba en la pretensión de Lacalle Pou posicionarse frente a la población como nacido de una lechuga hidropónica, sin relación alguna con cualquier pasado partidario o familiar que lo pueda hacer parecer como el continuador de los desastres sociales que hicieron los que hoy lo acompañan y se esconden atrás de una producción centrada solamente en su persona o en ideas copiadas del Frente Amplio, tanto de su programa como de la propia gestión.
La primera reflexión que vale la pena realizar es acerca de qué sabemos sobre el equipo de Lacalle Pou, no en vano su publicidad en cartelería se caracteriza por un tupido fondo negro sobre el que aparecen algunas letras blancas y azules con los colores de Uruguay, de un Uruguay futbolero, de un Uruguay campeón. Sobre ella, a veces aparece y a veces no, la cara jovial, imberbe y fresca del candidato, … pero ¿dónde está el equipo de LP?
Yo sospecho que el publicista, que vuelvo a repetir que es de lo mejor que tiene este país, fue eligiendo y tachando una a una las caras que acompañan a Lacalle Pou. Y así tachando y ocultando a personajes nefastos de nuestra historia reciente, verdaderos irresponsables que llevaron este país a la desintegración y harían perder cualquier elección, fue dejando el fondo de la imagen cada vez más negro hasta que resolvió terminar de pintarlo y ocultar para toda la campaña a los viejos, conocidos e impresentables candidatos de esta opción: la inefable barra herrerista del Dr Lius Alberto Lacalle, a quienes ahora llamaremos: “los lubolos de Lacalle Pou”
Luego de haber tuneado la presentación gráfica, en esa versión minimalista muy bien lograda tuvo que dedicarse a los contenidos. Para ello, hizo caso a lo que dicen los ingenieros: “si algo anda, ni lo cambie ni lo toque” y empezó a copiar, a veces redactando de nuevo y a veces ni eso, los contenidos que más le sonaban atractivos del programa del Frente Amplio, sin siquiera criticarlo mucho … total ¿Quién lee con detenimiento un programa de gobierno? Y además, en relación a las cosas que están siendo realizadas en estos tiempos. ¿Quién puede llegar a recordar la infinidad de transformaciones que está procesando esta sociedad y que son el producto o la consecuencia de un proyecto de transformación social virtuoso como nunca antes había tenido este país? Con semejante material y recursos como para una campaña mediática millonaria es imposible no lograr mejorar la mediocre performance que venían logrando los restantes postulados para representar a la derecha, … el tema era avivarse!!

El programa de Lacalle Pou y sus antecedentes
Como cuando se habla de programa ya no es tan fácil improvisar ni la cosa se salva haciendo la bandera vale repasar algunas propuestas de los llamados “lineamientos estratégicos” del Partido Nacional para constatar en qué medida este plagio puede ser sostenido en el tiempo o si en algún momento Lacalle Pou deberá decir que de ganar tendrá que llamar al equipo de Frente Amplio para aplicar unas cuantas de las medidas prometidas ya que no parecería fiable dejar en manos de sus compañías ocultas los destinos del país. Muchos aún recordamos su obra. Tomaremos algunos temas de entre muchos de los abordados dentro de esos lineamientos para hacer un simple ejercicio y no aburrir a los lectores.
Dice el Partido Nacional: “Ejecutaremos el Plan Asentamiento Cero, orientado a prevenir la creación de nuevos asentamientos, a regularizar e integrar al tejido urbano asentamientos que sean viables y realojar a las personas que vivan en asentamientos inviables, como aquellos ubicados en zonas inundables o altamente contaminadas.”
Hoy está estudiado que no hubo un período en la historia del país en que hubieran florecido más los asentamientos irregulares que en los alrededores del Gobierno del Dr Lacalle, y ello no se debió a otra cosa que a la necesidad que tuvo la gente de elegir entre comer y pagar un alquiler.
Esta idea además desconocer u oculta que es en los gobiernos del Frente Amplio donde ha surgido la primera política de prevención contra la generación de asentamientos irregulares y que es en ellos en los únicos que registran una disminución sostenida del número de asentamientos desde los años 80.
Por otra parte y siguiendo con el tema de la vivienda es necesario informar que veinte años después existe cuantiosa evidencia sobre el desastroso resultado social de las obras de vivienda promovidas por el gobierno del Partido Nacional(los famosos núcleos básicos evolutivos) que para lo único que sirvieron fue para desarrollar excelentes negocios empresariales que recaudaban por cada unidad construida, a medio terminar, más dinero de lo que salía una casa terminada en una cooperativa de vivienda.
Es entonces que nos preguntamos: ¿Cuál de nuestros conocidos personajes del Partido Nacional sería el encargado de ejecutar el Plan Asentamiento Cero? Lacalle padre? Trobo?, Heber? Penadés? ¿Cuál sería la innovación respectos a la política que viene desarrollando el Frente Amplio?
Vayamos ahora al apartado sobre economía titulado: “Una economía sana que apunte a la producción y competitividad”. Ya el título da para comentar porque deberíamos recordar entre otras cosas lo sucedido con el sistema bancario en el Uruguay de los 90 y de los negocios de los bancos Comercial y Pan de Azúcar, entre otros, pero el texto que sigue es más increíble aun.
“Trabajaremos por un país auténticamente productivo y competitivo, con una inflación que no genere incertidumbre, un tipo de cambio que no nos debilite frente a nuestros competidores y un “costo país” que no afecte la viabilidad de muchos emprendimientos productivos.”
Ante esto es necesario refrescar la memoria sobre que el empuje hacia la competitividad del gobierno del Dr Lacalle en la década de los 90 se basó en el más importante y acelerado proceso de desindustrialización del país que está documentada hasta en Wikipedia, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo. Como ejemplo de ello podemos citar el cierre de ONDA y FUNSA, entre centenares de emprendimientos de todo tamaño.
Además esta obra funesta del Partido Nacional se materializó, por el manejo irresponsable del tipo de cambio usado para estabilizar una inflación, varias veces superior a la de estos tiempos, en una continuidad con los gobiernos de Sanguinetti y Batlle, en una terrible crisis en 2002.
¡Vaya economía sana! ¡vaya incertidumbre de inflación!¡ vaya tipo de cambio conveniente! y ¡vaya competitividad!
Pero el atrevimiento no sería lo que es sin la siguiente frase::
“Nos comprometemos a mantener los Consejos de Salarios (…).” Y esto sí que no tiene desperdicios pues todos los estudios sociales sobre desigualdad, que es el concepto principal en que se diferencia una política de derecha respecto a una de izquierda, señalan que el principal hecho que permitió disparar la desigualdad social en el Uruguay de finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI, y la pérdida de capacidad de negociación de los trabajadores y en especial de los trabajadores pobres, fue la disolución de los consejos de salario.
Y ¿a que no saben quién fue el mentor y ejecutor de semejante idea?
Si se fijan en los afiches de Lacalle Pou no lo van a ver porque está requeterrecontra pintado de negro, mil veces tachado y retachado por el publicista, pintado con bleque para que no salga con nada… siii, ese mismo!!!! … lo que no hizo ni el propio Julio María Sanguinetti, eso lo hizo él, el Dr Luis Alberto Lacalle, padre y Director Técnico de Lacalle Pou. Y no habrá pintura que lo haga olvidar