Huidobro: “Lo más revolucionario que hay es juntar votos”

El Ñato cree que los ataques permanentes al ministro Bonomi muestran la desesperación de la oposición, que “ya reconoce que perdió”, y como no tiene un programa renuncia a debatir otros temas. Ve que el candidato blanco está “agotado” y es una “pompa de jabón” de “poca consistencia”, producto del marketing.

Gerardo Laborde

Entrevistado por Estediario, el ministro de Defensa y líder de la CAP-L, Lista 7373, dijo que la afirmación del senador Rafael Michelini de que Bordaberry será el ministro del Interior en un eventual gobierno de Lacalle Pou “es un chiste”.

Todavía piensa que el Frente puede obtener la mayoría parlamentaria y reitera que no confía en las encuestas, que deben tomarse “con dos dedos, como una rata muerta”. Opina que en el cierre de la campaña el protagonismo debe ser de los militantes para ganar “voto a voto”.

 ¿Cómo está observando esta campaña?

Yo recuerdo el interior por esta época en otras campañas electorales, era una carnestolenda de cartelería, en la plaza principal no se podía ni hablar del ruido que hacían los altoparlantes de todos los partidos. Hoy eso no existe, hoy hay una tranquilidad pasmosa, hay sí un gran cambio cultural por los medios de prensa y las redes sociales, pero no tiene nada de peyorativo eso.

 ¿El Frente Amplio empezó un poco dormido?

Al Frente lo veo bien ahora. Las caravanas y otras manifestaciones populares han entrado a poner encarnadura. Además, de algún modo la derecha ha decidido dedicarse al compañero Eduardo Bonomi, lo cual indica que no tiene otra cosa, porque abandonaron los demás frentes de polémica y de batalla y es lógico que los hayan abandonado. Es inteligente lo que hace la derecha para sus intereses. Como las encuestas dicen que el problema más grande que sufre la población es la seguridad dijeron “vamos a poner el asunto acá porque ¿dónde lo vamos a poner si no?”. Hay como una ausencia a partir de que Tabaré dijo que va a ir Bonomi al Ministerio del Interior, se han dedicado full time a pegarle a Bonomi.

¿Cree que eso le va a redituar electoralmente a la oposición?

No creo. Ellos calculan que sí pero es un cálculo desesperado de alguien que ya reconoce que perdió, porque perdió en todos los demás frentes de polémica habidos y por haber, que son una cantidad. Incluso creo que estos ataques de Bordaberry hacia Lacalle, la salida desesperada de Bordaberry dando la vuelta ciclista en el “Pedro bus”, está mostrando que el certamen entre ellos es por el segundo puesto. Muchos me han dicho “no, estás equivocado, es por quién de los dos se queda con la derecha”. Porque claro, Bordaberry es consciente de que Lacalle le está ordeñando votos, que tiende a desaparecer el Partido Colorado, y tiene que atajar eso; pero creo que ya han abandonado la pelea por el primer puesto, como pasó en otras elecciones.

 ¿Le sorprendió Lacalle Pou con el empuje inicial después de las internas, que se reflejó en las encuestas?

Mucho no me sorprendió porque el padre, Luis Alberto Lacalle Herrera, mucho antes de la fecha de las internas me había dicho que se iba a producir el milagro. Cuando un hombre de esa envergadura dice eso, es porque maneja las verdaderas encuestas, no las otras, supongo yo, o era olfato nomás. Así que para mí no fue tan sorpresivo, ya me lo había informado el papá en un desfile militar en el que tuvimos una conversación y él me dijo “gana”. Las encuestas seguían dando ganador a Larrañaga, pero Lacalle padre sabía que ganaba el hijo, entonces no me sorprendió.

¿Lacalle Pou llegó a su techo?

Fue una especie de pompa de jabón. Lo que se hace en base a agencias de publicidad, a imágenes, a marketing, a esas artificialidades, tiene poca duración, poca consistencia; le va a dar resultado en el corto plazo, en una elección interna pero está mostrando su agotamiento en las de verdad, que son las de octubre. Igual me parece todo un éxito porque el botija aspira a ser candidato dentro de 5 años.

 ¿Usted lo ve con capacidad para ser líder del Partido Nacional, otra vez, en la oposición?

Está mostrando que no, pero eso yo no lo sabía antes, en la cancha está mostrando que le falta. Es joven, relativamente joven, pero le vuelvo a repetir: la puntería está puesta para dentro de 5 años.

 ¿Qué se puede esperar en este último mes de campaña?

Para los frenteamplistas trabajar incansablemente. Hemos hecho caravanas muy buenas. Repartir listas y conversar mano a mano con la gente. A medida que se aproxima la fecha los dirigentes importan poco, cada vez menos, y es la masa militante la que gana los votos cabeza a cabeza, mano a mano, en la familia, en el lugar de trabajo, en el lugar de estudio, en el barrio. Cada vez va pesando más el protagonismo de ese trabajo capilar que hay que hacer en el seno del pueblo.

 ¿El Frente puede alcanzar la mayoría parlamentaria?

No pierdo para nada las esperanzas porque la verdad, siempre lo he dicho, no creo en las encuestas, las tomo con dos dedos como a una rata muerta, porque se han equivocado muchísimas veces como para confiar ciegamente en ellas. Le acabo de decir que se equivocaron fiero en las internas. Lacalle sabía el resultado.

 ¿Puede haber algún golpe bajo de la oposición en este cierre de campaña?

Bueno, estos golpes a Bonomi son un golpe bajo. Bonomi aguanta. Me alegra porque indica que en la oposición no tienen otra cosa que hacer. Es un indicador clarísimo. Fíjese, Tabaré anunció que su ministro de Economía y Finanzas iba a ser Danilo Astori y no provocó todo esto. Dijeron “vamos a sacar los cañones acá porque no hay otra, de qué otro tema vamos a discutir, no tenemos ni programa ni le podemos dar al Frente por ningún otro lado, vamos por este lado que la población según parece está disconforme, tenemos que darle acá”. Pero lo hacen sin propuestas, nada más que con epítetos, lo cual ya muestra la desesperación.

 ¿Cree que en las elecciones habrá cambios importantes en la correlación de fuerzas entre los sectores en la interna del Frente?

No, más o menos va a ser la misma de siempre, con pocas variantes. Con la irrupción de la Lista 711 de Raúl Sendic, pero todo lo demás va a quedar más o menos como fue siempre.

 ¿Qué cambio puede representar la ratificación de Sendic como un referente nuevo dentro del FA, y como vicepresidente?

Ya lo es. Raulito al ser un vicepresidente apoyado por todos, prácticamente por unanimidad, tiene un futuro esplendoroso por delante. Tenemos que apoyarlo, darle una mano. Junto a él hay una cantidad de gente, las nuevas generaciones del Frente van emergiendo con esplendor a la vida política.

A Tabaré Vázquez ¿cómo lo ve en esta campaña?

Lo veo muy bien a Tabaré. Es el Tabaré de siempre, lo veo con olfato popular, trabajando, mirando bien el panorama. Tabaré es un fuera de serie, está fuera de concurso -como antiguamente se decía del carro del Chaná cuando había concurso de carros alegóricos en el Carnaval. Tabaré, Danilo, son compañeros que están fuera de concurso, caminan por la calle y hacen propaganda política caminando. Por más que les den, y les han dado siempre, cuanto más les pegan es como una estaca, más se pegan al suelo, más votos juntan. Tabaré va a ser el futuro presidente de la República, sin ninguna duda.

¿Para qué está la CAP-L en estas elecciones?

Para juntar votos, todos los que podamos. En este momento, si fuera Carnaval estaríamos para salir en murgas, si fuera la Vuelta Ciclista estaríamos con el linimento. Estamos de campaña electoral, lo más revolucionario que hay en este momento es juntar votos. Estamos para juntar votos para el Frente, no hay tiempo para perder, no hay escapatoria, no hay alternativa, sobre el tramo final es blanco y negro, o estás con uno o estás con otro, te tenés que definir.

* Publicado en Estediario el lunes 29 de setiembre de 2014

Fuente: carasycaretas.com.uy