Lacalle Pou hizo su programa social mirando Uruguay por Google Earth

Por Juan Pablo Labat, Director Nacional de Evaluación y Monitoreo del MIDES


 

El programa social de LP es una improvisación de mala calidad que no puede de ninguna manera ofrecer soluciones porque comienza errando profundamente en el diagnóstico de los problemas
A las pruebas
El programa social de LP comienza diciendo: “Las políticas sociales impulsadas por los gobiernos del Frente Amplio son ineficaces y están desactualizadas. Consumen mucho dinero pero generan pocos resultados.”
Como jugando a ver si pasa o como quien habla del tiempo, LP se manda con semejante juicio contra nada más y nada menos que uno de los principales logros de la gestión del gobierno del Frente Amplio. LP no se ha enterado que Uruguay es reconocido a nivel mundial por sus resultados en políticas sociales de los últimos años y viene siendo referencia de avanzada en Latinoamérica. Estos resultados que se materializan en decenas de indicadores tienen como expresión resumen una caída de la pobreza del 40% al 10% y de la indigencia del 5% al 0,5%. Parece que LP erró al diagnóstico de la situación social.
A posteriori su programa enuncia como problemas un conjunto de lugares comunes, que cualquiera que haya leído un manual sobre políticas sociales los puede conocer: la cuestión del solapamiento de programas, la descoordinación de políticas, o los incentivos incorrectos para el buen comportamiento de la población en relación a las prestaciones, todas ellas, compartibles como preocupaciones pero totalmente desinformadas.
LP no se enteró que Uruguay tiene hoy sistemas de información que antes no tenía, que también son un ejemplo en Latinoamérica, y en los que ni su padre ni ningún otro de la oposición invirtió ni un peso. Desconoce que hoy los beneficiarios de los programas sociales están identificados y hasta georeferenciados y que no existe más el problema de las prestaciones repetidas, cosa que sí pasaba cuando nadie controlaba nada. Esta vez LP erró al diagnóstico sobre estado de desarrollo de las políticas sociales.
El programa de LP prosigue afirmando que las políticas sociales del FA: “(…) generan dependencia, porque atienden a los problemas de corto plazo sin intentar modifcar sus causas. A diez años de haber salido de la crisis económica y social de 2002, se sigue asistiendo con transferencias monetarias directas a entre 60 y 80 mil hogares.”
Debemos informarle a LP que los hogares que reciben transferencias directas son 200 mil no 60 u 80 y que la idea es que las sigan recibiendo para ayudar a remediar los daños que produjo una fractura social como la vivida durante la década de los 90 y comienzos de este siglo. Pero es importante señalar que decenas de miles de hogares ya han dejado de recibir las ayudas del Estado porque han mejorado su condición social y lo han hecho a través del trabajo generado por un modelo que ha traido prosperidad real. O sea, LP también desconoce aspectos cruciales de los resultados específicos de las políticas sociales.
La innovación en Políticas Sociales de LP: el concepto de “Megainclusión” y el uso indebido del Google Earth
Sospechamos que LP está usando mucho el Google Earth para conocer todas las cosas que ignora de nuestro país y ello podría estar explicando parte de los importantes errores de diagnóstico que comente.
Dice LP: “transformar cada asentamiento en un barrio integrado a la ciudad. (…) estimular una construcción actitudinal de los propios beneficiarios, de modo que, partiendo de una situación de vulnerabilidad, terminen convirtiéndose en protagonistas de su propia inclusión social, económica y cultural.”,
LP desconoce que una enorme cantidad de asentamientos hace mucho tiempo que son parte integrada de los barrios de nuestras ciudades y que en ellos vive gente que no precisa que le expliquen si deben o no ser protagonistas de su propia inclusión social pues no tienen ningún problema actitudinal, y que por otra parte hay mucha gente en situaciones comprometidas con la integración social fuera de los asentamientos.
LP ignora que el 80% de los pobres de nuestro país no vive en asentamientos y que más del 50% de la gente que vive en asentamientos no es pobre. Sigamos tomando nota del divorcio de LP con la realidad y del abuso de Google Earth para intentar conocer el Uruguay de hoy.
En el desarrollo del concepto de “megainclusión”, LP afirma que: (…) “Queremos colocar a la comunidad como protagonista del proceso de salida de la exclusión. El empoderamiento de la comunidad es una alternativa a la cultura de clientelismo asistencial, que genera lazos de dependencia entre los beneficiarios y la burocracia estatal.”
LP desconoce que Uruguay es uno de los países que se usa como ejemplo para mostrar que se puede hacer un plan de emergencia y que el mismo se termine y que una transferencia monetaria condicionada fue legislada hasta en los criterios de elegibilidad para que no dependiera de las presiones políticas o institucionales que pudieran constituirse en clientelas, ni de una burocracia estatal, ni de una colectividad política.
Como alternativa propone: “Nosotros apostamos a una acción pública que movilice la energía que (tiene) la comunidad. Esto requiere la construcción de lazos personalizados entre referentes locales, el personal del Estado y cada uno de los beneficiarios, en un proceso que parte de un excluido y culmina en un actor social activo e integrado.” El subrayado es nuestro
Quizá comience a entenderse por donde viene esto del liderazgo y la comunidad: ¿Pero puede haber algo con más olor a clientelismo político que un liderazgo que no se sabe ni se dice quien reconoció y que es el que intermedia la relación del Estado con las personas?
Y continúa: “(…) Para esto es vital encontrar los liderazgos y movilizar las capacidades y competencias que están en estado de latencia. También implica aprovechar el conocimiento diseminado en las propias comunidades. Nadie conoce mejor las particularidades de cada situación, las urgencias y las oportunidades que las personas y organizaciones activas a nivel local.”
Ahora vale entonces preguntarse ¿porqué todas esas energías estarán en latencia en esos lugares que encontraron, seguramente buscando por Google Earth? y ¿Por qué esa gente que vive en esos lugares y que tanto los conoce no ha puesto en marcha esas energías aún?
Al parecer de LP las comunidades deprimidas están ahí aletargadas, son capaces y enérgicas pero están aletargadas, esperando un liderazgo emergente investido por el Partido Nacional al frente del Estado para activarse e incluirse socialmente en forma plena. Es claro que LP no tiene la menor reflexión sobre cómo se forma el clientelismo político y pretende sustituir el control informatizado del Estado por la acción de un líder local reconocido por él.
¡Esto ha pasado desapercibido pero es increíble! Y es una apología de las peores prácticas políticas que Uruguay pensaba enterradas luego del gobierno del Frente Amplio.
En segundo lugar, después de tanto fracaso rotundo del modelo liberal impulsado por el Partido Nacional en las últimas décadas no se puede seguir insistiendo con que la salida de la pobreza es meramente un problema actitudinal y que el camino es activar la energía local y comunal adormecida. Esto es lisa y llanamente pensamiento mágico de LP que desconoce profundamente las dinámicas sociales de la pobreza aunque su familia tanto haya hecho para generarla.