¡Debate ya!

Roberto Caballero
Director Ministerio de Defensa

La campaña electoral comienza a calentar sus motores, en todos sus sentidos y no podía ser para menos. Llegó el último ciclista, terminó el Mundial y no empezó el Uruguayo. Para nosotros los orientales, herederos de Artigas, de Rivera, Oribe y más acá en el tiempo del Pepe Batlle, Herrera, Aparicio es imposible imaginar una justa electoral de guante blanco, de: usted señor, de: por favor primero usted, no faltaba más adelante: Ud. tiene razón. Por suerte los orientales no somos así y defendemos con fervor y garra charrúa, sin necesidad desde el siglo XX de degollar adversarios, o robar urnas desfavorables, batallamos por nuestras ideas y en esa defensa calentamos el tono, los gestos y los decibeles.
No puedo creer la tinta gastada en semanarios, diarios, revistas, criticando la “bandera” de Luis Lacalle Pou. Tengo la obligación de avisarle a Tabaré que si lo están filmando no toque el tambor por ahí, que no pique una “globa” en un campito y ni se le ocurra pescar un dorado en algún río de la patria. ¡Vamos por favor! Estamos en campaña electoral. Vamos a los temas que importan.
Luis Lacalle Pou va por la positiva, nos dice todos los días tres temas a solucionar, si es Presidente.
1) Va a suspender las excavaciones en busca de ciudadanos desparecidos. Lacalle Pou en caso de ser presidente va a prolongar el sufrimiento, el dolor, la tristeza de hijos, madres, de abuelas y abuelos envejecidos en la angustia permanente de desconocer el destino de sus familiares. Pero a la vez está anunciando a voz en cuello que no va a cumplir con el artículo 4to. De la Ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado, Ley que mandata la búsqueda de los ciudadanos desaparecidos. Lo que constituye un acto de desacato inconstitucional contra el Poder Judicial porque quien ordena las excavaciones es la Justicia. Y Jorge Larrañaga no está de acuerdo con esta medida, la fórmula presidencial de los blancos está dividida en este y otros temas que vamos a ver.
La Suprema Corte ya está avisada, en caso de triunfar Lacalle Pou el país se verá enfrentado a un choque de poderes gravísimo, jamás imaginado, un acto de subversión: la violación de la Constitución de la República, solo comparable al Golpe de Estado de 1973. Lacalle Pou no vio el viejo zapato del maestro Julio Castro sobresaliendo de la tumba clandestina, como si aún después de secuestrado, torturado, muerto, fusilado, asesinado y enterrado se resistiera con una última patada, final, definitiva al rostro de la impunidad a desaparecer y ocultar la verdad. Y este candidato, nos avisa que va a suspender la búsqueda de n uestros compatriotas. Alerta!, nos está mostrando la marca en el orillo, totalitaria, golpista.

2) Lacalle Pou es partidario de legalizar el consumo de marihuana, aunque no de esta Ley de consumo, Larrañaga no es partidario de ningún tipo de legalización. Grita que no se plante nada. Nuevamente la fórmula del Partido Nacional está dividida. En caso de ser presidente y por los gritos del candidato a Vicepresidente don Jorge Larrañaga van a prohibir la legalización del consumo de la marihuana. Reconociendo que Lacalle Pou tiene su propuesta para legalizar el consumo de marihuana, cabe la pregunta: y Larrañaga lo va a acompañar en esa legalización.
3) Lacalle Pou nos dice que apoya la baja de la edad de imputabilidad y Jorge Larrañaga su compañero de fórmula nos dice que no apoya la baja de la edad de imputabilidad. Nos preguntamos cómo hacen campaña estos dos candidatos, esta fórmula, esta propuesta de gobierno por cinco años. No puedo concebir un gobierno con este grado de división desde el arranque. Imaginemos el peor de los escenarios posibles, Lacalle Pou Presidente y Larrañaga Vice, sin mayoría parlamentaria por supuesto, vamos a presenciar un Presidente que va a gobernar por decreto, incluso y sobre todo a sus camaradas de partido que opinan distinto como el sector wilsonista. En realidad la verdadera fórmula de la derecha es Lacalle-Bordaberry, una fórmula acuñada en los barrios más distinguidos de Carrasco, educada en los colegios más exclusivos, una fórmula ganadera-terrateniente, en la que Larrañaga un muchacho sanducero no tiene, por un tema de clase, cabida. Le queda el triste papel de testaferro.
El debate imprescindible, necesario, es entre Lacalle Pou y Jorge Larrañaga. ¡Debatan ya entre Uds.!, pónganse de acuerdo, no rifen el País. Es entre los candidatos de la derecha, entre los que ideológicamente representan los intereses oligárquicos, antidemocráticos, represivos, soñadores del regreso al totalitarismo dictatorial. Debatan entre Uds. para saber si es por ideas o simplemente es por cargos, por volver a la gestión del gobierno para que las clases dominantes retomen el poder. Para cercenar los derechos de los trabajadores, de los jubilados, de los estudiantes, para beneficiar a la oligarquía ganadera y latifundista de los Bordaberry y los Lacalle Herrera. Vamos señores reconozcan ante los ciudadanos que el problema es entre pobres y ricos y que a Uds. los pobres les molestan. Vamos reconozcan que van a octubre sin programa de gobierno, sin unidad, van solo por los cargos. Vamos señores, hagan la bandera en cualquier caño, el palo de mano, el mortal y la vuelta carnero, eso los hace un poco humanos. Pero la gente de nuestro pueblo sabe bien que Uds. fundieron el país varias veces y que vamos que vamos si o si por la voluntad popular al tercer gobierno del Frente Amplio.