Audición de Pepe – 6/2/15

Mujica aseguró que el déficit fiscal es consecuencia de las enormes inversiones realizadas


El Presidente repasó grandes inversiones que el país realizó y que son causa directa del déficit fiscal. Las inversiones de UTE por más de 1.500 millones de dólares, el tendido de fibra óptica de Antel y la planta desulfurizadora de Ancap, entre otras. Rechazó la demagogia de quienes promueven la imagen de derrota y estancamiento, los mismos que sufrieron un “descalabro electoral” y pisotean la grandeza de sus partidos.


En su audición semanal por la emisora M24, el Presidente de la República, José Mujica, se refirió a muchas de las inversiones que su Gobierno llevó a cabo.

El repaso comenzó por UTE, dado que en la jornada del jueves 5 de febrero Mujica estuvo en el departamento de Artigas inaugurando 28 molinos propiedad de la empresa que producirán “un caudal de energía que supera largamente todo lo que consume la ciudad de Artigas en varias veces”. Se trata de una inversión de más de 120 millones de dólares realizada por UTE en campos del Instituto de Colonización. Esto, además, le implica ingresos extra a Colonización, resaltó.

El mandatario aseguró que las inversiones directas de UTE superan los 1.500 millones de dólares, a lo que debe sumarse la “inversión colosal” de capitales privados conveniados con UTE en las baterías de molinos de viento que siguen inaugurándose hasta 2016.

“Por eso dijimos que no nos asustaba el déficit fiscal, porque es consecuencia de estas cosas, de las inversiones enormes de UTE, que incluyen las realizadas en el campo de los tendidos eléctricos, llevando energía a pueblos alejados que merecen tenerla, y los kilómetros y kilómetros de fibra óptica que enterró Antel, tratando de democratizar un servicio que está llegando a los más humildes, quienes no pueden quedar fuera”, enfatizó.

En el mismo sentido, citó las inversiones realizadas por Ancap, representadas por la planta desulfurizadora, que elimina azufre de los combustibles. Recordó que, de no hacerlo, con el tiempo “dejaría a Ancap sin asunto”, ya que los motores modernos no aceptan combustibles ricos en azufre.

Mujica explicó que esto es una demostración del esfuerzo que está haciendo el país en materia de inversiones, pero aseguró que hay quienes insisten en cultivar la imagen de la derrota, de que Uruguay no progresa. “Dan la imagen de un país estancado, tapado de problemas, sin salida”, lo cubren de pesimismo teniendo en cuenta que “cultivan en forma constante el verbo de que todo está mal y se cae en la demagogia”, añadió.

Recordó que “la ley que en su momento se llevó adelante de minería a cielo abierto fue hija de la decisión nacional, participaron todos y en ella se estamparon puntos propuestos por la oposición”. 

“Sin embargo, cuando algunos uruguayos se opusieron, se levantaron en contra, manifestando una actitud contraria a la que se tuvo cuando se discutió el tema. Si eso no es demagogia, no sé qué es demagogia”, dijo Mujica.

El Presidente insistió en que están dispuestos a rediscutir lo que sea, porque por ser Gobierno no se tiene el monopolio de la verdad, pero rechazó los “gritos” interesados políticamente que no se acercan a la verdad.

“A veces siento pena con lo que hicieron con viejas tradiciones partidarias que merecen respeto, siento dolor por dónde quedó don José Batlle y Ordóñez, lo que han hecho con la clara actitud política por encima de prejuicios que levantó en su tiempo José Batlle y Ordóñez. A veces siento dolor por el olvido de la actitud independiente permanente del doctor Herrera y todo lo que aprendimos con Ferreira Aldunate, porque creo que los hombres importantes no tienen divisas políticas y de todos hay que aprender”, sostuvo.

“Los descalabros electorales que han sufrido son consecuencia de olvidar su propia memoria, su propia actitud, su propios y legítimos grados de grandeza que tuvieron en un pasado remoto que dejaron pulverizado y pisoteado”, enfatizó Mujica.

“Defendimos a Uruguay con decisión de prorrogar plazo de negociación para proyecto minero”


“Hicimos lo que teníamos que hacer”, dijo el Presidente de la República, José Mujica, en su audición radial, en alusión a la decisión de prorrogar el plazo de negociación del proyecto Aratirí por la vía parlamentaria. Aclaró que no le hace “los mandados” a nadie y que se procuró defender los intereses del país para evitar un argumento legal que pueda ser lapidario contra Uruguay. “Es un paraguas jurídico”, insistió.


El Presidente Mujica dedicó parte de su audición radial a explicar los motivos por los cuales decidió enviar un proyecto de ley al Parlamento ampliando el tiempo de negociación con una empresa internacional, el conocido proyecto Aratirí.

“No aceptamos que estemos haciendo los mandados. No se tiene en cuenta que nosotros, como Gobierno, le cambiamos una parte sustantiva al proyecto original, que era el lugar de salida y pusimos que debía ser donde algún día Uruguay establecería el puerto de aguas profundas, porque no conviene agujerear la costa de Rocha como queso. Ese cambio sustantivo, que es decisión de Uruguay, determinó la necesidad de hacer nuevas valoraciones a la Dirección Nacional de Medio Ambiente, estudios de nuevos trazados y en el lecho marino que llevan mucho tiempo”, explicó.

“La empresa dice haber invertido más de 300 millones de dólares en la investigación que se hizo en su momento para tener un relevamiento de datos, dice poder comprobarlo, y eso es una propiedad. Si un día decidimos cambiar de apuesta, hacer una licitación y adjudicárselo a otro, debemos negociar la propiedad de la información, porque así lo establece la ley”, explicó Mujica.

Consideró que el cambio planteado por Uruguay y lo invertido por la empresa son argumentos útiles en el campo internacional para hacer un reclamo, por ejemplo por lucro cesante.

Por ese motivo, según puntualizó, se tomó la decisión de otorgar más tiempo de investigación y demostrar la voluntad negociadora del país. “La actitud de prorrogar el plazo del proyecto coloca al Uruguay en mucha mejor posición si se debiera defender”, insistió. 

El Presidente expresó: “De no haber tomado esta decisión, daríamos un argumento jurídico fuerte a nivel internacional, que colocaría en un lugar frágil. Reiteró que la decisión de concretarlo es del próximo Gobierno”.

“No solo no hacemos mandados, sino que defendemos el interés legítimo del país. Sería un gravísimo error en el campo internacional”, dijo Mujica, quien recordó el pleito de Uruguay con la tabacalera Phillip Morris y el del Gobierno argentino con los fondos buitre. 

“En el mundo no mandamos nosotros, sino que se ampara y se administra con criterio desde el mundo central, puede gustarnos o no, y no nos gusta, pero no estamos para regalar el esfuerzo de los uruguayos”, explicó.

“Al dar más tiempo esto quedará saldado positiva o negativamente. Nos inclinamos a que saldrá un proyecto mucho menor, fuera de la Ley de Minería de Gran Porte, más acorde a la estatura del Uruguay y a los problemas que tenemos que descifrar por delante, como formar una inteligencia tecnológica uruguaya que no conocemos”, indicó.

“No hemos firmado, y dijimos que no firmábamos nada si no teníamos clara la composición y la defensa de los intereses de Uruguay. Dar un plazo de algunos meses más para esta discusión es un ‘paraguas jurídico’ que eventualmente nos puede servir para defender mejor jurídicamente la posición de Uruguay”, insistió.

En este contexto, Mujica recordó la campaña electoral de 2009. En su momento dijo que estaba cambiando apresuradamente el contexto internacional en materia de información de los movimientos de dinero y que “veía que a la corta o a la larga habría que negociar con Argentina y tener un tratado que permitiera atender pedidos de información por evasión, porque la tendencia mundial en los países centrales iba por ahí y que cuanto antes se hiciera, mayores beneficios se lograrían como contrapartida para Uruguay”.

“Nos dijeron de todo de todas partes. Hoy Uruguay tiene acuerdos con más de 20 países (incluidos Argentina y Brasil). Es la tendencia que se impone en el mundo. No nos gustó, pero a veces uno lo tiene que hacer a cuenta de recibir sacrificios mayores que nos pueden costar mucho más”, ejemplificó.

Mujica recordó que no estamos solos en el mundo, sino que estamos con un conjunto de fuerzas que se mueven jurídicamente, y tenemos que, aunque no nos guste, ver el mundo de hoy, las dimensiones que tenemos y cómo nos debemos mover.

En este sentido, el mandatario aseguró que el mejor pleito es el que se evita, porque aún ganándolo, “las pérdidas en el tiempo son inconmensurables”, basta con mirar la Estación Central, una joya arquitectónica que se está deteriorando, por un pleito que lleva años.

“Con esta decisión no hacemos los mandados, defendemos a Uruguay. Hacemos lo que teníamos que hacer”, concluyó el Presidente.