Audición de Pepe – 26/12/14

Mujica sobre conflicto judicial en M24

Artimaña de sector que “pega mascada” a recursos públicos impide distribución con equidad


 El Presidente José Mujica dijo que, si bien hay voluntad política para atender el “espinoso asunto” del conflicto judicial, se deben llamar las cosas por su nombre. “Si por una artimaña de un sector se le pega semejante mascada a los recursos públicos, habrá menos para causas impostergables”, advirtió y aseguró que es una puja salarial de altos funcionarios muy bien retribuidos que ponen en juego la distribución con equidad.

“La enumeración de derechos, deberes y garantías hechas por la Constitución no excluye los otros que son inherentes a la personalidad humana o se derivan de la forma republicana de gobierno”, indica la Constitución de la República en su artículo 72, comenzó repasando Mujica en su audición de este viernes por la emisora M24, dedicada en gran parte al problema suscitado por las remuneraciones en el sector judicial.En base al contenido de la norma, Mujica explicó que este tema tiene relación con la justicia en el sentido profundo, “con la equidad más allá de cualquier discusión que surja en materia de legalidad, porque hay cosas que pueden ser legales pero no son justas ni ética ni moralmente”.

“En este doloroso asunto que nos divorcia de la cúspide del Poder Judicial no hubo ningún error original del Ejecutivo en su mensaje, con el cual se inició este conflicto, porque el Legislativo tiene constitucionalmente la facultad de construir las leyes y de interpretar la Constitución”, precisó.

“Tres veces sucesivas en el correr del tiempo —con consideraciones de forma, no de contenido, de una palabra respecto del contenido— fue desconocida la voluntad del Parlamento, que era simplemente lograr la equiparación salarial para trece ministros y no más. Este, que era el problema de fondo, fue sucesivamente dejado de costado, aduciendo problemas de forma y se llegó a afirmar que las modificaciones salariales debían ir en leyes presupuestales”, continuó explicando.

“Pero, a su vez, se adujo un encadenamiento con el artículo de una ley no presupuestal. Se inventó una categoría, algo así como institucional, que no está en ninguna parte”, agregó.

“El punto de arranque es una ley no presupuestal, que sirvió para que se dejara de lado la decisión del Parlamento aduciendo que no estaban hechas sus aseveraciones en una ley presupuestal”, completó.

El mandatario uruguayo habló de una “flagrante contradicción”. Dijo que hay gente que, si bien no lo dice, piensa que es por interés directo, que es una cuestión de plata y no de principios ni legalidad. “No lo sabemos porque no se ve el corazón”, sostuvo.

En ese marco, informó que un ministro de la Corte Suprema de Justicia cobra nominalmente 141.000 pesos y sumada la partida de vivienda y la académica alcanza los 180.000 pesos. Además se jubila por dos vías: por la Caja Profesional, sin obligación de haber hecho aportes, y por el Banco de Previsión Social (BPS).

“Hablamos de funcionarios a los que el Uruguay le retribuye bien, muy bien. Esto no se puede negar, rompe los ojos, es evidente. Se nos plantea una reivindicación salarial retroactiva cercana a los 50.000 pesos en el caso de los ministros de la Corte y algo menos en el caso de los jueces, pero siempre son valores muy importantes”, insistió.

“Nosotros humanamente comprendemos que abajo, en el funcionariado general de la Justicia que cobra 20.000 o 25.000 pesos por 40 horas semanales, haya una sed de retribuciones mayores, y lo comprendemos perfectamente, pero no podemos entender este gigantesco trancazo, porque lo que se nos exige, supuestamente en forma legal, equivale a cerca de 500 millones de dólares en un quinquenio, más de 100 millones anuales”, puntualizó.

Ese monto “significa para un país como el nuestro que, si accedemos a semejante gasto, hay muchos otros que están muy atrás en la fila del reparto a los que no podremos atender”, sostuvo el Presidente.

Mujica aseguró que cuando se aprecia globalmente el tema es irrefutable. “Más allá de la legalidad que creemos torcida, en el centro de la cuestión se cultiva una imagen que creemos que podrá darle más pesos a quienes ejercen la justicia, pero no le dará más reconocimiento social sino, por el contrario”, acotó.

“La diferencia de ingresos con otros sectores de la sociedad es enorme y las garantías de compensación a lo largo del tiempo también lo son”, indicó.

Reconoció que a los jueces se les exige dedicación completa y por eso algunos privilegios que ostentan.

En comparación aclaró que los senadores reciben partidas importantes, pero con ellas deben hacer frente a las secretarías, mientras que las que corresponden al Poder Judicial van a cargo global de las arcas del Estado y no de cada integrante.

“Es lamentable esta contradicción. Debemos llamar las cosas como son. Creemos, por encima de todo, que es tan espinoso el asunto que necesita voluntad política y estamos dispuestos a tenerla, pero queremos que se piense todo esto globalmente porque los recursos del Estado son siempre los mismos y se debe repartir entre todos”, aclaró Mujica.

“Si por una artimaña de un sector se le pega semejante ‘mascada’ (mordisco) a los recursos públicos, habrá menos para causas impostergables, y la generación de ese dinero no es infinita”, fundamentó.

“Quienes tienen el honor de encabezar el Poder Judicial y tienen reconocimiento económico y social, creo que alguna obligación tienen desde la ética con el conjunto de la sociedad. No puedo creer que la Justicia, que es independiente y cuidada por todos los uruguayos, no entienda estas cosas y que el afán de los números la enceguezca de esta manera”, enfatizó.

Asimismo, el Presidente recordó que nunca en Uruguay se habían dicho acerca de la Justicia afirmaciones que sí se hicieron en una carta pública hace unos años atrás cuando se acusó de “terrorismo” la actitud de los juzgados y se dijo: “Nadie que haya sido agraviado en su honor ha encontrado una tutela en el Poder Judicial”, leyó Mujica.

“Estamos en una puja salarial por la distribución de los recursos del país con equidad, este es el fondo del asunto. Creemos, más allá de cualquier legalidad, que los ministros de este país están bien pagos y cubiertos en general, con los recursos necesarios y el reconocimiento social. Los altos funcionarios dignatarios del Poder Judicial también”, reiteró.

Mujica abogó por encontrar caminos en lugar de mantener una cruda discrepancia. “El Ejecutivo está defendiendo recursos que deberá gastar el próximo gobierno. Esta es la paradoja de este año que se cierra. Sin embargo nos queda un hálito de confianza en la capacidad del corazón de la mayoría de los uruguayos”, concluyó.

Saludo
En otro orden, el Presidente Mujica saludó al pueblo uruguayo en ocasión de las fiestas de fin de año.

Expresó su reconocimiento a las familias del Uruguay en este cierre de año y les reconoció lo mucho que, de una forma u otra, el grueso de la ciudadanía le aportó a nuestro devenir común como nación.

“Ante un año que se cierra y una Presidencia que se va, un abrazo generalizado a todos”, expresó Mujica.