Audición de Pepe – 23/10/14

Mujica y las elecciones generales en M24

La tolerancia, respeto, responsabilidad y alegría de vivir son parte del ser uruguayo

“El valor de la tolerancia está incrustado en los partidos y en el ser nacional”, dijo el Presidente José Mujica al expresar el deseo de que las elecciones generales transcurran sin problemas. Agregó que se debe “ir con nuestros acuerdos y diferencias en un andar alegre, respetuoso” y tolerante, porque el acto de este domingo es “apenas un escalón más en la inconclusa marcha de nuestro destino común como patria”.

En su audición por la emisora M24, el Presidente Mujica recordó que Uruguay es el país “más igualitario de esta injusta América Latina, y hoy el mejor en cuanto a ingreso promedio”.

Agregó que, más que eso, importa que este es el país en el que mejor se convive en la región, lo cual nos permite repetir lo que se decía en la década del 40, aquello de que “éramos la pequeña Suiza de América por nuestra convivencia y tolerancia”.

Añadió que esta característica nacional es una herencia de larga data de hondo laicismo, que ha llevado a la ausencia de fanatismos religiosos. “Tal vez esa tolerancia para convivir es el fruto de que somos descendientes de emigrados, que llenos de dolor y nostalgia llegaron a estas tierras disparando de los dolores del mundo”, reflexionó.

Señaló que en este momento “esa herencia abierta, discutidora, anti autoritaria es una característica dibujada en la historia de los tres partidos que componen gran parte del escenario político del Uruguay y que, del punto de vista estricto de su estructura, nunca fueron tales en el sentido europeo clásico, donde las bases repiten directamente las conclusiones buenas o malas a las que llegara el comité central”.

Agregó que “nuestras fuerzas políticas siempre fueron construidas por hombres abiertos, libre pensadores y fueron representativas de conjuntos policlasistas, donde se encuentran personas de todos los sectores sociales”.

Mujica dijo que quienes conozcan un poco de historia nacional recordarán los brutales choques en el propio Partido Colorado de José Batlle y Ordóñez (Presidente de Uruguay de 1903 a 1907 y de 1911 a 1915) con el “vierismo” en su época, en referencia a la corriente que en 1919 se escindió del Partido Colorado dirigida por el expresidente Feliciano Viera.

También las luchas a brazo partido en el Partido Nacional (blanco) entre (Luis Alberto de) Herrera (1873-1959) y sus corrientes y los que fueron llamados blancos independientes.

“Recordarán al gigantesco Wilson (Ferreira Aldunate 1919-1988), ministro de Ganadería y Agricultura, a quien le negaron los aplausos en un discurso en la Sociedad Rural, con sus choques más o menos abiertos con otra corriente de su partido”.

Más recientemente son innegables los matices y dibujos que existen en el Frente Amplio internamente, finalizó. “Esas enormes unidades, relativamente conflictivas, acunan nuestra mejor característica como país: la tolerancia, la capacidad de caminar estrechamente juntos a pesar de nuestras sólidas diferencias”.

El mandatario uruguayo dijo que desde los primeros días, en cada una de las formaciones políticas que construyeron este país, existen “no solo matices sino a veces discrepancias duras y hasta frontales, pero a pesar de ello esas diferencias no dejaron por el camino lo que tenían de mitología común”.

Señaló que se trata de un caso paradigmático, porque esto que no parecen partidos en el sentido europeo, lograron una longevidad y le dan la característica de ser de los más viejos de occidente.

“Este valor de la tolerancia, incrustado no ya en la vida de los partidos sino en el ser nacional es lo que tiñe la esencia del modo de ser de los uruguayos”, subrayó.

Mujica recordó que la tolerancia y el respeto básico son imprescindibles para que puedan expresarse las diferencias, no precisan tolerancia las monarquías absolutas o los que piensan igual, sino que son elementos imprescindibles para que en una sociedad pueda florecer la diversidad de opiniones y este es el logro más acabado en la historia de los uruguayos.

Agregó que “todos saben que la democracia representativa es la mejor fórmula de gobierno que por ahora hemos podido encontrar, pero no se considera perfecta ni terminada, es siempre una obra inconclusa, en reforma, porque es una construcción colectiva de los hombres y por ella expresa patologías hijas de nuestras humanas limitaciones”.

“No podemos tener democracia perfecta si como hombres estamos muy lejos de ser perfectos. Inevitablemente miramos de ángulos distintos la perspectiva y estamos ubicados en intereses, clases sociales, formaciones culturales distintas”, añadió.

Por encima de todo esto, sostuvo que siempre “tenemos que recordar lo que hemos logrado atravesar juntos, con dificultades, con diferencias”.

Hay que recordar no solo las heridas sino los logros. “Hay que preguntarse si en general vivimos mejor o peor y si tenemos o no confianza en el porvenir y en los que vengan después de nosotros”, apuntó.

Finalmente dijo que el próximo domingo todos debemos marchar con nuestros acuerdos y nuestras diferencias en una marcha alegre y respetuosa. “No es una guerra ni es el fin de la historia, es apenas un escalón importante pero un escalón más en la siempre inconclusa marcha de nuestro destino común como patria”.

Recordó que en ese instante debemos pensar en los muchos que no están entre nosotros, pero de una forma u otra contribuyeron a la construcción de la nación.

También dijo que “debemos recordar a los que hoy somos, a los que estamos, pero mucho más, por encima de esta categoría de los que fueron y los que están, soñemos un poco con los que vendrán, con los que están naciendo, los que aspiramos que sean mejores que nosotros y puedan vivir en un mundo mejor.

“Por eso, tolerancia, respeto y convivencia, sentido de responsabilidad y alegría de vivir”, reflexionó.