Audición de Pepe – 18/11/14

Mujica: Crecimiento, inversión y reparto

Logros socioeconómicos de últimos 10 años en Uruguay obedecen a las políticas aplicadas


El Presidente José Mujica atribuyó los avances socioeconómicos obtenidos en Uruguay en los últimos 10 años a las políticas desarrolladas, por lo cual es una falacia afirmar que todo fue por el “viento de cola” de la situación internacional. Tras asegurar que hay un millón de pobres menos, una realidad “que rompe los ojos”, enumeró indicadores que posicionan al país como el mejor de América Latina en distribución de la riqueza.


“Cuando un país crece a un promedio de 6 % anual en una década, aproximadamente duplica todo su producto interno bruto (PIB), mientras que si se expande a solo 1% precisa 60 o 70 años para hacerlo”, reflexionó el Presidente Mujica al comienzo de su audición semanal por Radio Uruguay.En breve repaso de la historia uruguaya en materia económica y social, el mandatario enfatizó que el país tenía en la década del 40 un verdadero Estado del Bienestar, pero luego de pasar los años 50 solo pudo sobrevivir.En ese contexto, Mujica se detuvo a analizar el crecimiento económico y las consecuencias sociales positivas que el país ha vivido desde la llegada al Gobierno en 2005 del Frente Amplio, de la mano de Tabaré Vázquez. “Esta no ha sido una década perdida sino que, por el contrario, ha sido ganada”, apuntó.

“Es una década donde se creció a 5,9 % anual en promedio y se aumentó en 107 % los indicadores de todo el siglo pasado, incluyendo la bonanza del primer batllismo (comienzos del siglo XX) y de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945)”, sostuvo, para luego recordar que en todo este periodo se alcanzó un promedio de 2,8 % de crecimiento anual.

“Y esa cifra de crecimiento hace polvo las falacias que pretende señalar que todo es consecuencia de una especie de viento de cola, porque el Uruguay creció el doble de lo que lo hicieron verdaderas potencias de América Latina, que también crecieron en esta década”, resaltó.

“Mientras Brasil creció un 37 %, el Uruguay lo hizo en 68 % en apenas 10 años, y no hay en la historia nacional un periodo similar a lo que ha sido este”, enfatizó.

“Todo esto no fue obra del viento de cola, sino que, a las (buenas) condiciones internacionales, se sumaron un conjunto de medidas y de políticas concretas que hicieron aprovechar y multiplicar la fuerza que daba la coyuntura”, insistió.

En este punto, el Presidente agregó que organismos multilaterales, como el Fondo Monetario Internacional, reconocen que Uruguay está entre los 13 países que más logró aumentar su PIB en esta década, a la vez que lo ubica en el conjunto de naciones que multiplicaron su productividad.

Añadió que 10 diez años las exportaciones en Uruguay apenas pasaban los 4.000 millones de dólares y ahora superan los 14.000 millones, a lo que debe sumarse la diversificación de lo que se vende, con la aparición de rubros como el software, que no solo ayudar a esa variación sino que multiplica el valor y la calificación.

Para Mujica, “no ha sido un regalo” que las cinco principales empresas calificadores de riesgo financiero del mundo le dan a Uruguay la calidad de grado inversor y lo ubican entre los primeros países de América Latina en cuanto a desarrollo.

“Y no es casualidad que este Uruguay, que tenía su pecado germinal en la bajísima inversión”, hoy ese flujo de capitales llegue casi a 24 % de su PIB.

“Nada de eso fue por casualidad, sino que es producto de las políticas aplicadas a partir de 2007, facilitando la inversión selectivas en sectores elegidos, que multiplicaron la economía y que contribuyeron a multiplicar la incorporación de fuerza de trabajo”, todo lo cual hizo caer a cifras récord la desocupación.

En esa misma línea de la estrategia seguida a partir de 2005, Mujica destacó que la carne que se produce hoy está, en lo que hace a la calificación internacional, con los mejores precios posibles del mercado, porque Uruguay ha incorporado elementos como la trazabilidad que le asegura una identidad al ganado que le permite mejorar notablemente la competitividad externa.

También por el crecimiento de la economía fue posible la práctica de políticas sociales y, si bien aumentaron las exportaciones, más aumentó el consumo interno, puntualizó.

“Y eso fue posible, porque hubo distribución y sería bueno hacer un poco de memoria, ver la historia de los salarios, de lo que se ganaba (antes de 2005) y lo que se gana ahora”, precisó. “¿Que no alcanza?, obvio, ese es el camino del progreso, pero la memoria sirve para sacar conclusiones”, indicó el mandatario.

“Uruguay tiene los mejores ingresos de la región (latinoamericana), cuando se lo compara per cápita, tiene una sólida política de multiplicar la viabilidad energética del país como no la tuvo nunca, tiene una masa de reservas y recursos y un manejo de su deuda, algo que fue nuestra gran esclavitud”, detalló.

“Hace 10 años, cuando se llegó al Gobierno, la deuda (neta) significa más del 70 % del PIB del Uruguay, hoy solo alrededor del 23 % del PBI”, enumeró.

En ese aspecto, dijo que cualquiera que conozca un poco de historia económica sabe que por décadas la principal sangría del Uruguay era hacer frente a la remesa del pago de la deuda y sus intereses.

En cambio en esta década, “con un manejo profesional, buscando estirar los plazos, un manejo permanente y sobre todo una marcha de la económica que permite recaudar por todas partes, le ha dado solidez al Uruguay al mismo tiempo que le ha dado una acumulación de reservas importantes”, indicó.

Políticas sociales
El Presidente hizo también un repaso de los indicadores sociales, destacando que por lejos, Uruguay es hoy el país que tiene menos índices de desigualdad de América Latina, por ciento caracterizada por la enorme inequidad.

Puso especial énfasis en recordar que Uruguay tiene casi un millón menos de pobres que los que tenía hace 10 años y “esto es un hecho que rompe los ojos”. En particular, la pobreza en los mayores de 65 años ha tenido una caída vertical.

“Todos recordamos que al llegar hace 10 años al Gobierno el gran trauma del Uruguay era el trabajo y la gente que se apilaba en los aeropuertos para irse del país”, agregó. “Hoy retornan y lo hacen a razón de más de 5.000 por año, está creciendo el Uruguay con su propia gente que retorna y se ve gente que viene de otras partes”, destacó. “Esto sería imposible si el país no hubiera dado este salto”, observó.

Finalmente y refiriéndose a la política fiscal, Mujica advirtió que “no tenemos que disimular que, en lugar de tener una estrategia pareja, aplicamos el principio de que pague más el que tiene más.

“Creemos que quienes están mejor económicamente tienen que hace el mayor aporte para la marcha de la vida social de nuestro país y esto no hay que ocultarlo, pero hay que recordar que en este país, en las épocas bravas, se les cobraba a todos y los que más terminaban pagando eran los masivos sectores humildes que no pueden renunciar a los gastos cotidianos del hogares”, sentenció.

“De vez en cuando sería bueno recordar lo que hemos vivido”, reflexionó.

Fuente: presidencia.gub.uy