Audición de Pepe – 14/10/14

Mujica aplaude sabiduría de uruguayos de conservar Antel en los 90 y elogia gestión actual


“Si Uruguay no hubiera tenido la sabiduría de conservar Antel, en momentos de explosión de las comunicaciones” en los años 90, “habríamos perdido recursos y quedado al costado del mundo”, dijo Mujica al elogiar la política que desarrolló esta empresa estatal en los últimos 10 años. Agregó que, si fuera una firma trasnacional privada, difícilmente habría decidido “enterrar” una fortuna para llevar fibra óptica a cada hogar.

“Buena cosa fuera que nos detuviéramos a pensar un instante lo que se ha logrado por haber tenido la sabiduría de haber conservado Antel”, sostuvo el Presidente José Mujica, en su audición de Radio Uruguay, en referencia al plebiscito de comienzos de la década del 90 que derogó artículos de la ley de privatizaciones impulsada por el gobierno de Luis Alberto Lacalle (1990-1995) y que impidió la venta de la firma estatal de telefonía y comunicaciones.Mujica se retrotrajo a esa época de “plena furia de las ideas neoliberales en el Río de la Plata”. Recordó que en los años 90 floreció una iniciativa que tendía a vender las empresas del Estado, incluida Antel (Administración Nacional de Telecomunicaciones).Se planteó esa medida como forma de amortiguar los abultados compromisos de deuda pública, como se hizo en Argentina durante el gobierno de Carlos Menem (1989-1999), donde “por desgracia no se liquidó el endeudamiento externo y esa nación quedó despojada de bienes de una utilidad estratégica fenomenal”, repasó.“El instinto, la sabiduría y la desconfianza hizo posible que el pueblo uruguayo tuviera los instrumentos (plebiscito) y la capacidad de resistir la tentación”, sostuvo el mandatario.

Fibra óptica subterránea y cable submarino
Mujica señaló que días atrás la empresa comenzó las obras “para ‘enterrar’ una fortuna a favor de las comunicaciones de los uruguayos; dio un salto de gigante con la construcción de un cable submarino de fibra óptica” que unirá Uruguay con Estados Unidos, vía Brasil.

El proyecto, que se hace en dos etapas, incluye la colocación de más 10.000 kilómetros de cableado y estará pronto en 2016. La nueva red será operada por compañías líderes en el rubro.

Con estas acciones se construyen nuevas redes para sustentar las necesidades de hoy y de los próximos años en Internet, particularmente con América Latina, previendo la demanda de futuro.

“Mientas que en Europa el aumento del tráfico fue regional, en América Latina pasa lo contrario, pues ese incremento fundamentalmente es con Estados Unidos”, apuntó.

“Aún es bajo con la región, pero hay un espacio enorme para que crezca en años venideros”, advirtió.

“Es una forma de potenciar, de acompañar la tendencia a la baja de la banda ancha que se viene dando y que es ineludible”, explicó Mujica.

La inversión de esta obra de conexión de fibra óptica representa más de 70 millones de dólares para Antel, pero se calcula que, según la tendencia futura, hay un crecimiento promedio de 50 % anual, por lo tanto ese nuevo sistema significará un ahorro considerable de más de 190 millones de dólares.

“Este es un operativo con ventaja. Si no se hiciera, costaría mucho más y obligaría a mantener altas las tarifas (de los usuarios) cuando la tendencia es a bajarlas. Esto fue posible porque se aprovechó un momento”, alabó.

El mandatario uruguayo entiende que con esta obra se aumenta la autonomía e independencia en materia de rutas de conexión internacional y se multiplica la cantidad de enlaces posibles en lo internacional.

“Es un sistema infinitamente más seguro y rentable en la región, porque los niveles de rotura terrestre son mucho más frecuentes que los de cables submarinos”, señaló.

En definitiva, otorga más disponibilidad y más seguridad en la conexión internacional. “Es un proyecto a futuro, que nos coloca hacia adelante y que contribuye a redondear todos los avances importantes de estos años”, agregó Mujica.

En línea con este proyecto, Antel viene desarrollando un programa de instalación de fibra óptica que garantizará próximamente el acceso con este modalidad a 92 % de los hogares uruguayos.

“Esto encaja con el proyecto de cuarta generación de celulares, con el data center de Pando, un proyecto regional de importancia para Uruguay, proyecto que tiene que ver con dar conectividad importante a los clientes empresariales”, indicó.

“Ayuda también a que Antel mantenga una creciente capacidad de competir en el marco de la región y prevé el aumento fundamentalmente del tráfico”, añadió.

Mujica definió este proyecto como “una capitalización para Uruguay”. Ayudará a contar con mejores y más rápidas comunicaciones, lo cual termina siendo un bien público.

“Encaja con el Uruguay moderno, con muchas computadoras en la red, con cada niño con su maquinita (XO), con algo que acompasa la modernización creciente y rápida de todos los niveles del Uruguay”, insistió.

La nación como prioridad
El Presidente reiteró la importancia de la decisión del pueblo uruguayo, la sabiduría que encerró.

“Es muy probable que, si Uruguay no hubiera tenido la sabiduría de conservar esta empresa en un momento de explosión mundial de la intercomunicación y la informática, no solo habría perdido recursos, sino que quedaríamos al costado del mundo, porque la visión de las empresas multinacionales privadas es la de mirar su interés por encima de cualquier otro”, precisó.

En el caso concreto de Antel, la prioridad es preocuparse por el conjunto de la gente de la nación, sin descuidar el interés de la empresa.

“Si Antel fuera una empresa trasnacional difícilmente hubiera encontrado decisión para ‘enterrar’ una fortuna para llevar fibra óptica a cada hogar. Este no es un hecho menor en la construcción del Uruguay del futuro”, enfatizó.

“La globalidad de lo hecho por Antel en estos años es un logro que nos debe hacer sentir orgullosos como nación”, indicó Mujica.

Es un esfuerzo que no se ve por estar bajo tierra y, en este último caso, bajo agua, pero que está “en las voces que se transmiten, en la velocidad de comunicación, se lo ve caminando por las calles y se volvió algo cotidiano”, sostuvo.

“No hay uruguayo que directa o indirectamente no tenga algo que ver con el funcionamiento de Antel”, reiteró.

Fuente: presidencia.gub.uy